Download E-books El esclavo de Velázquez PDF

La historia del esclavo retratado por el pintor de reyes

Se fabula en esta novela l. a. historia del morisco Juan Abonabó Pareja, Juan de Pareja para los cristianos, quien nació ya esclavo porque su padre prefirió perder los angeles libertad a afrontar los riesgos y peligros de los angeles expulsión a principios del siglo XVII.

El amo de su padre solía acogerlo en su palacio porque le agradaba su compañía, y allí trataba de darle instrucción leyéndole libros religiosos y, sobre todo, introduciéndolo en los angeles que period su gran pasión, l. a. pintura que llenaba los corredores y galerías de su residencia.

Siendo Juan ya adolescente, su amo decidió cederle el chico al joven pintor sevillano Diego de Silva y Velázquez, que marchaba a Madrid para hacer carrera en l. a. Corte.

Primero esclavo de casa y después en el taller, Juan pasó prácticamente el resto de su vida al servicio de l. a. familia Velázquez. Incluso acompañó al maestro en su segundo viaje a Italia, donde fue retratado por él.

Sin embargo, cuando su amo don Diego le ordenó que posara para su pincel, Juan fue presa de un gran desasosiego: ¿por qué iba a retratar a un esclavo quien period pintor de l. a. monarquía más poderosa de los angeles tierra? Una razón desvelada finalmente como metáfora del destino de Juan: ser alguien para siempre.

Reseña:
«Se lee con gran deleite, y es además un libro muy instructivo. los angeles evocación de los angeles vida cotidiana en el palacio y fuera de él consigue resucitar brillantemente el espíritu de l. a. época».
Jonathan Brown

Show description

Read Online or Download El esclavo de Velázquez PDF

Similar Art History books

The Sistine Secrets: Michelangelo's Forbidden Messages in the Heart of the Vatican

The surprising secrets and techniques of Michelangelo's Sistine Chapel ArtworkThe fresh cleansing of the Sistine Chapel frescoes got rid of layer after layer of centuries of collected tarnish and darkness. The Sistine secrets and techniques endeavors to take away the centuries of prejudice, censorship, and lack of understanding that blind us to the reality approximately one of many world's most famed and liked paintings treasures.

Why We Build: Power and Desire in Architecture

We live in a single of the main dramatic classes in sleek architectural background: a time whilst cityscapes are being redrawn on a each year foundation, architects are checking out the very thought of what a development is, and full towns are invented in a single day. during this daring and vast- ranging new paintings, Rowan Moore—former director of the structure beginning, now a number one structure critic—explores the explanations at the back of those adjustments in our outfitted surroundings, and the way they modify the way in which we are living on the planet.

Beauty and Art: 1750-2000 (Oxford History of Art)

What will we suggest after we name a piece of artwork "beautiful"? How have artists replied to altering notions of the gorgeous? which matches of paintings were referred to as appealing, and why? basic and fascinating inquiries to artists and artwork enthusiasts, yet ones which are all too frequently neglected in discussions of paintings this present day.

Film: A Very Short Introduction

Movie is arguably the dominant paintings type of the 20th century. during this Very brief creation, Michael wooden bargains a wealth of perception into the character of movie, contemplating its function and influence on society in addition to its destiny within the electronic age. As wooden notes, movie is many stuff, however it has turn into principally a way of telling tales via photographs and sounds.

Additional info for El esclavo de Velázquez

Show sample text content

Duda si debe salir a despedirlos, el respeto que le tiene a don Jerónimo le cube que sí, aunque a lo mejor l. a. conversación de los angeles tarde anterior ya bastó para él. los angeles criada, que ha advertido el disimulo, le despeja l. a. duda. —Levanta y vístete, Juanelo, que nos vamos enseguida y tienes que despedirte del señor. Ante el carruaje, esperando a los viajeros, que andan aún por los angeles casa, Juan es todo confusión, quizás debería agradecerle a don Jerónimo lo que ha decidido para él, pero no puede quitarse de l. a. cabeza a sus padres; lejanos, ausentes, ignorantes de todo lo que ha pasado en las últimas horas y de lo que está pasando ahora mismo, su hijo plantado ante el carruaje, preocupado no tanto por lo que le espera en su nueva vida cuanto por lo que en unos momentos le ha de decir a su señor, ya no hay lugar para l. a. espontaneidad con que lo contestaba hasta que vinieron a Sevilla, no puede ser, intuye. Se acabó los angeles cálida protección del campo de sus padres, del palacio, de don Jerónimo a su manera, las efusiones de Micaela y sus rosquillas con sabor a anís. Adiós a todo eso. Finalmente salen los viajeros, y el trámite se abrevia. Don Jerónimo se limita a repetirle, poniéndole los angeles mano en l. a. cabeza, no te preocupes, ya verás. Micaela lo aprieta un instante contra su generoso pecho, pero no cube nada. En un santiamén, el carruaje se ha perdido de vista. —Ven a los angeles cocina, Juan, que hace frío tan de mañana, y te prepararé algo —le cube l. a. viuda Isabel, que también ha salido a despedir a los viajeros—. Y no tengas cuidado, que todo va a ser mejor para ti. Es más joven que Micaela, o eso le parece aunque sea viuda, y desde luego más delgada. Y más seria. Pero Juan se apresura a irse con ella, no tiene de momento nadie más a quien agarrarse. Ante unas sopas de pan bien calientes, Juan piensa que los angeles viuda Isabel se parece en algo a Micaela. 28 EL ASIDERO Sevilla, 23 de octubre de 1623 Esa misma tarde, a primera hora, l. a. viuda Isabel sale con Juan de l. a. casa de su señor con destino a los angeles de su hija. Lo lleva de l. a. mano, y ello lo consuela un poco. Ya se han reposado los vertiginosos acontecimientos de las últimas horas, y está definitivamente asustado. Lleva l. a. ropa nueva que le ha comprado los angeles propia Isabel por indicación de don Jerónimo y a su costa. De punta en blanco podría decirse si no fuera una ironía por los angeles modestia de las prendas, pero él así se siente. Y en un hatillo l. a. ropa vieja, y poco más. los angeles viuda Isabel no cube nada por el camino, no es en eso como Micaela, y el chico se va acongojando más a cada paso que lo acerca a l. a. casa de sus nuevos y desconocidos amos, a l. a. casa que será los angeles suya no sabe por cuánto tiempo. Por l. a. urgencia e intensidad de sus sentimientos, ni siquiera se acuerda ahora de sus padres. los angeles casa de los Velázquez es de una sola planta, mediana de tamaño si no se contara el espacioso taller, y discreta en lujos y adornos. Solo hay cuadros colgados en las paredes, y también un desorden de papeles con borrones en algunas mesas y sillas, y hasta por los suelos en los rincones.

Rated 4.27 of 5 – based on 35 votes

admin